VIVIR SALDRÁ CARO EN 2018


El gobierno priista no espero un solo día en el nuevo año, para implementar una serie de "reajustes" a los precios de los artículos de primera necesidad, así como el costo del litro de gasolina que ahora importa en su mayoría -gracias a la Reforma Energética-, a empresas americanas que se benefician con el procesamiento de nuestro petróleo.

El primer día del 2018, los mexicanos nos despertamos con la noticia de que subiría el costo de la tortilla, el gas, la energía eléctrica, los servicios administrativos en varias Entidades Federativas y por supuesto, la gasolina. Anteriormente, en año electoral, se esperaba que el gobierno en turno, en un intento de mostrar un rostro más humano ante el electorado, renunciara a este tipo de medidas que no son nada agradables para el votante. Se ajustaban el cinturón lo mejor posible, para favorecer al candidato oficial y una vez asegurados el triunfo y la continuidad institucional, se procedía a la aplicación de los incrementos programados. Esto lo hacía el presidente saliente, para dejarle la casa limpia a su sucesor.

Hoy, todo ese protocolo preelectoral, está en el bote de la basura; los tecnócratas priistas, sienten la suficiente confianza en su estrategia para alcanzar el triunfo en las próximas elecciones, que no requieren, según ellos, de la buena o mala voluntad del elector para imponer a su candidato bicolor Meade en la silla presidencial. Por ello el aumento en los precios se aplica con plena confianza.

¿Qué cuál es la estrategia priista para obtener el triunfo? Es una sola y se resume en una palabra: FRAUDE.

Están tan controladas todas las instancias oficiales que intervendrán, participarán, verificarán y avalarán los resultados de las votaciones próximas, que no tienen duda de que el fraude preparado, prosperará sin problema alguno. Por eso es que el pobre candidato que eligieron, resulta lo de menos. Meade es un títere de Luis Videgaray, como hasta ahora lo ha sido Peña Nieto, un golfista de tercera que Televisa se sacó de la manga. No importa la figura política, pues la estrategia del fraude puede encumbrar al que sea.

Este desprecio total hacia el votante, al que se pretende engañar con las mismas promesas incumplidas de siempre, es manifiesto con la aplicación de los incrementos señalados. ¿Dónde está el abaratamiento de los energéticos? ¿Dónde la recuperación económica? ¿Cuál estado de bienestar?

El PRI piensa que ya no requiere en la actualidad la buena voluntad del ciudadano votante, para seguir gobernando por otros seis años; la mafia tecnócrata enquistada en el aparato de gobierno se siente segura, al dominar por conducto de incondicionales todas las instancias electorales. Su plan al parecer no tiene falla y esa misma confianza, lo hace cínico y autoritario al extremo, para golpear económicamente a las clases más necesitadas del país con estos nuevos aumentos a los precios.

Aquí, desde este momento, el pueblo de México debe mostrarle al PRI que todo plan, por bien preparado que parezca, tiene fallas que pueden ser utilizadas para desbaratar lo que parecía indestructible y seguro. La unión de los que menos tienen, es una exigencia social que puede poner fin a la nefasta era priista. Apoyar una sola bandera para enfrentar al PRI vende-patrias, es el único camino para enfrentar y derrotar al FRAUDE.

Si los mexicanos somos capaces de acudir a las urnas de manera masiva el día de las elecciones; si tenemos el carácter suficiente para aceptar todo lo que se nos regale, pero votar en conciencia y a favor del cambio el día de la elección; si recordamos el oscuro historial político del panismo y priismo al momento de sufragar, es seguro que todo lo planeado por el gobierno, se vendrá abajo en UN SOLO DÍA.

En este momento, hay que tener muy presente un aspecto importante relativo a la formación profesional de los tecnócratas que gobiernan: ellos piensan que son sumamente inteligentes; sus ideas son siempre monumentales; le darán rumbo al país en el futuro, aunque para ello tengan que regalarle media nación al gobierno americano. En realidad, han resultado poco inteligentes; tan poco, que su creación Peña Nieto no aguantó ni el primer año de gobierno, para ser despreciado nacional e internacionalmente por incompetente, represor y criminal. El tecnócrata es el tonto del chiste que se mira superior y hermoso, cuando los demás aprecian su ridiculez y estulticia.

En este momento se sienten invencibles; nada detendrá su plan maestro en el 2018. Permanecerán en el poder vía FRAUDE otros seis años. Mientras, pueden hacer lo que deseen sin preocupación por las consecuencias sociales; sin importar las afectaciones que provocan entre los que menos tienen.

En nuestras manos está demostrarles que la paciencia de un pueblo tiene también límites y que ellos rebasaron esa línea hace mucho. Vamos unidos por un cambio verdadero para el país en los próximos comicios; que vea el tecnócrata corrupto que no tiene la estatura política y moral que piensa; mostremos a este grupo entreguista del patrimonio nacional, que a nadie engañan ya en nuestro país. Vamos unidos a revertir las disposiciones políticas que tienen hundida a esta nación para beneficio de unos cuantos. Todo esto lo podemos hacer en UN SOLO DÍA si acudimos a depositar nuestro voto, en favor del CAMBIO. El voto masivo derrota a cualquier FRAUDE, por muy elaborado que este sea. La fecha está próxima y es crucial para México realizar el esfuerzo suficiente, para salir del momento de oscuridad y sufrimiento, que han significado las últimas administraciones priistas y panistas que nos ha tocado padecer.

Hoy es tiempo de pensar en esto con todo el detenimiento y claridad posibles. El día de la elección, cada voto va a contar mucho, para el futuro de este país y quienes vivimos en él.