Diez Años De Guerra

Ya son diez años desde que el usurpador de la presidencia en 2006, declarara la guerra contra el narcotráfico; ya son diez años de terror, de masacre, de violaciones, de robos, de promesas falsas de que México cambiaría, que la delincuencia se terminaría; diez años de ver partir a seres queridos a manos del narcotráfico y el ejército.

Fue en diciembre 11, diez días antes de que el genocida de Felipe Calderón tomara la presidencia de la república, cuando oímos que se implementaría el primer operativo contra el crimen organizado, desplegando a seis mil elementos entre militares y policías federales para que combatieran al hampa en Michoacán. Fue así como se le declaraba la guerra al narco y como México entraba a una de las etapas más violentas y sangrientas que ha vivido en su historia reciente y que aun vivimos hasta el día de hoy.

Peña Nieto decidió seguir por el camino que trazó Calderón, dejando tras de sí una cantidad de muertos aun mayor que la que le heredó Calderón; pero esto no ha sido todo, ahora piensa en dar el siguiente golpe, el de la militarización del país,

El proyecto de Ley Reglamentaria del Artículo 29 constitucional, que busca dotar a las fuerzas militares del país con las facultades para realizar tareas de seguridad pública, al parecer quiere hacer pasar al país de la Dictadura Perfecta a la Dictadura a secas.

Da pavor solo pensar que el ejército se ocupará legalmente de las funciones de seguridad pública. Da miedo pensar que si eres víctima de un delito tendrás que abrirles las puertas de tu casa a los militares; esto puede sonar exagerado ¿pero lo es? ¿Cuántas ejecuciones no han sido cometidas por militares? ¿Cuántas mujeres no han violado? ¿A cuántos detenidos culpables o inocentes han torturado? Desde que Calderón los sacó de sus cuarteles, este ha sido el pan de cada día para muchas comunidades y muchos ciudadanos en distintas partes del país.

Estamos en medio de una guerra interna, donde por lo general no hay buenos, y si los pocos que hay son asesinados o encarcelados por el mismo gobierno; porque no hay a donde arrimarse, las instituciones que deberían proteger a los ciudadanos son débiles o son parte del problema, instituciones donde mientras tengan su rebanada del pastel ¿que importa un muerto más o un muerto menos?

Esto fue lo que nos dejó Felipe Calderón y es por lo que será recordado; por sus 200 mil muertos producto de esa guerra sin sentido que arrastró a México a un mar de sangre y dolor, dejando miles de familias expulsadas de sus comunidades por la inseguridad y miles de familias a las que esta guerra les arrebató a un ser querido de manera innecesaria.

Y lo más indignante es que ahora a Diez años de tanta sangre busca la reelección por conducto de su esposa, Margarita Zavala, que jura que no será un títere de Calderón; que ella es la opción para cambiar México, aunque llegue con el mismo discurso de Fecal prometiendo seguridad y empleo para todos; Margarita que nos dice que ella no es corrupta, aunque protegió a su prima Marcia Gómez del Campo, que se vio involucrada en el caso de La Guardería ABC.

Son diez años de una guerra que parece no tener fin, una guerra que inició Felipe Calderón y que continuó Peña Nieto; son diez años de bañar a México en sangre y violencia; son diez años de ver la verdadera cara del ejército, de darnos cuenta que nuestros protectores son los verdaderos monstruos, que estamos solos gritando por paz; gritando por una paz que parece que no llegará nunca, o al menos mientras siga gobernando el PRIANRD de siempre.

@Leon_Trotsky__

13-Dic-2016


COPY