LA HISTORIA SEGÚN PEDRO SALMERÓN

Tanto Malthus Gamba como un servidor, iniciamos este blog de opinión en fecha reciente, pero ambos tenemos cuentas de twitter, donde opinamos y compartimos información en forma cotidiana.

El día de ayer, 14 de agosto del 2016, ingresó a nuestras cuentas Pedro Salmerón, @HistoriaPedro, como se le conoce en la red. Muy molesto, llegó descalificando nuestro blog y llamándonos mentirosos y calumniadores. Esto, por un retwitt que dio Malthus Gamba, a un comentario del Dr. Alfredo Jalife Rahme, donde se expone que Salmerón pudiera estar involucrado en el tráfico de metanfetaminas, en vista de que fue amigo de un exdirigente de Morena ejecutado en el estado de Jalisco recientemente.

El comentario no fue nuestro, solo fue compartido por considerarlo noticia importante. Si alguien debe aclarar, investigar o decidir algo sobre el particular, que lo haga; pero que no se culpe a los tuiteros, por el reenvío de mensajes que son de algún interés público.

Salmerón lleva años sosteniendo una guerra perdida contra el doctor Jalife. No soporta la fama internacional que disfruta el doctor; se queja permanentemente de las agresiones que sufre por parte de quien ha sido considerado "el mejor analista de asuntos internacionales de México" por la revista Líderes Mexicanos. Pero lo que no dice es que también permanentemente, se dedica a descalificar al Dr. Jalife cada vez que tiene oportunidad, solo que con pobres resultados.

Esta relación poco sana, es perjudicial para Salmerón, ya que él mismo ha establecido reglas de codependencia, dónde le toca padecer el papel de masoquista. Lo peor, ahora es que su padecimiento lo empuja a provocar a cualquiera que simpatiza con la manera de pensar del Dr. Jalife. El hecho de retwittear un comentario, constituye para él en ataque personal y lo induce a descalificar y ofender sin bases; a Malthus Gamba lo llamó imbécil.

Es triste que alguien con ese nivel, participe en política vistiendo la camiseta de Morena; le queda grande.

No somos seguidores de Salmerón, ni leemos sus artículos o panfletos históricos, que se ocupan del chisme y la anécdota del momento, más que del análisis histórico firme, serio y documentado. Para Salmerón la Historia es como un animal para disección: muerto y frío, no una entidad viva y en permanente reinterpretación y que se escribe a diario con la participación de todos. Para entender la Historia de la Revolución Mexicana, hay que leer a Adolfo Gilly, no a Pedro Salmerón.

Si él tiene problemas con alguien, que los solucione personalmente, pero que no culpe a otros por las fotografías inapropiadas en que figura o por los comentarios que se hacen sobre su persona en la Red. Si el río suena es por el agua que él mismo ha llevado de su molino.


15-08-2016

@Leon_Trotsky__


COPY