EL COMAL LE DIJO A LA OLLA.

Las aspiraciones cínicas de Margarita Zavala y el cinismo y descaro del diputado César Camacho Quiroz, que menciona el extraño incremento de fortuna Calderón-Zavala durante el sexenio de Felipe y que pasó de 7.4 a 17.8 millones de pesos entre 2006 y 2012, cuando termina su sexenio, solo muestra la podredumbre de los dos partidos más corruptos y criminales que han pisado Los Pinos.

El PAN se llena la boca diciendo que es un partido distinto, que no son los políticos de siempre, que saben gobernar. En la administración de FCH se demostró todo lo contrario, Calderón iba a ser el presidente que cambiaría a México, el que acabaría con el crimen organizado, el que traería paz, pero pasó a la historia de México como el genocida de bolsillo del PAN

Y llevados por esta desmedida ambición y aun sabiéndose uno de los presidentes menos queridos de México pretende perpetuarse en el poder, lanzando a su esposa a la contienda presidencial, apostando al olvido tradicional de los mexicanos.

Pero el PRI cojea del mismo lado; con la entrada de Peña Nieto a Los Pinos, se olvidaron de inmediato las promesas de precampaña que fueron lema en la propaganda priísta, diciendo que eran el "nuevo PRI", el PRI del cambio y del empleo. Hoy vemos tristemente que el cambio fue cosmético y que siguen siendo el PRI de la represión, del genocidio (igual que el PAN), de la censura, del ENRIQUEcimiento ilícito, del desempleo.

Ambos partidos han dicho hasta el hastío que cambian, dicen saber gobernar, pero ninguno en los últimos sexenios lo ha demostrado, han sido administraciones pésimas, que han dejado tras de sí miles de muertos, desaparecidos y de inocentes y opositores en las cárceles.

Margarita Zavala se victimiza diciendo "Me atacan con falsedades. Saben que México está harto de la corrupción. Nuestro patrimonio siempre ha sido público", ¿Entonces por qué no hace su declaración patrimonial? ¿A qué le teme? Ya lo dice el dicho, el que nada debe nada teme, que explique el extraño aumento en su fortuna, la ampliación de su casa.

Ninguno de estos dos partidos tiene el tamaño para gobernar a un México cada vez más harto de ladrones que se enriquecen y se van con total impunidad. El PRI lo demostró con la actual administración, que nos presentó a un presidente de telenovela que hoy es repudiado en todo el país, e incluso en el extranjero; un presidente que cada que sale en visita de Estado, hace una pendejada.

En la polvareda y el río revuelto hacia las elecciones presidenciales de 2018, están para ellos las "propuestas" y descalificaciones de unos a otros; el comprar encuestas, el mentir y ser descarados demagogos. Cuando las verdaderas propuestas y cambios son inexistentes, este es el medio al que los políticos recurren.

Es triste que la política en México se reduzca a esto; en ver quien es más corrupto, en la confesión tácita de "si, yo robo, pero el roba más" a eso hemos llegado en un juego de "el comal le dijo a la olla", donde el único que pierde es el pueblo de México.

19-ago-2016

@Leon_Trotsky.


COPY