POLÍTICOS EN DIA DE MUERTOS


¿Qué ha muerto políticamente en este año? Son varios los difuntos políticos que aún sin saberlo, pasaron al otro mundo y se encuentran sin futuro en lo que respecta siguiente justa electoral. De igual modo proyectos, leyes y Dependencias Públicas, terminaron sus días en este mundo; son únicamente reliquias que siguen por inercia ocupando un sitio entre nosotros, sin ser de utilidad o beneficio para el país y sus ciudadanos.

Personajes que se fueron para no regresar - al menos con las pretensiones que se había propuesto o soñado-, hay varios: un Felipe Calderón que hoy lastimosamente, pide apoyo ciudadano para su independiente esposa Margarita Zavala -dependiente cien por ciento del marido-, a fin de lograr acumular el número de firmas requeridas para su inscripción como candidata a la presidencia de la República. Es lastimoso ver a la mujer presentarse a eventos que pretenden ser masivos, donde únicamente ella y un reducido número de incondicionales, penan por obtener unas cuantas decenas de votos.

Otro muerto que camina es el "Jaguar" Armando Ríos Piter, el "Macron mexicano", según Guadalupe Loaeza; pensaba que con la ayuda de su muy amigo Luis Videgaray, podría impulsarse a la posición de "Plan B", en el juego electoral del 2018; hoy no llega ni a opción "Z".

Vemos en este día de muertos a muchos personajes en franca agonía, que intentan respirar un aire político que no les llega por alguna puerta o ventana más o menos abierta; para fines prácticos, deben ser considerados futuros cadáveres del régimen -aunque intentan vivir un poco más de tiempo-, aquellos a los que no les alcanzó la fuerza para sostenerse de pie y caminar seguros rumbo al 2018. Son los casos de Miguel Angel Mancera, quien en el mes de diciembre próximo, pedirá licencia como Jefe de Gobierno, para luchar por una candidatura a la Presidencia de la República, que está fuera de su alcance; si consideramos el derrumbe político que le significó el reciente sismo en la Ciudad de México, su trayectoria gris -digna de él- que hundió a la Capital del país en la inseguridad y violencia que hoy vive la otrora pacífica Ciudad, entenderemos porqué su posibilidad es muy próxima al cero. Igual le pasa a Alejandra Barrales con su cada día más lejano sueño de ser la candidata a Jefa de Gobierno, impulsada por el Frente Amplio. La fortuna en bienes raíces nacionales y extranjeros, que le han ido descubriendo poco a poco, la hunden y alejan de posibilidades reales en la carrera rumbo al 2018.

Claro que, en el juego político, cualquiera de los anteriores y otros más que se ven hoy como posibles difuntos, pueden resucitar, si esto conviene a la clase gobernante o a los Partidos Políticos que compiten -recurriendo a todo-, en la marcha forzada en que se está convirtiendo el camino electoral hacia próximo año. Ahí están los casos de Miguel Barbosa, quien recibió la coordinación de organización de Morena, o de Félix Salgado Macedonio, quien ocupa el mismo puesto en Guerrero. Ambos eran muertos hasta hace poco; hoy respiran y caminan derechos hacia la siguiente competencia electoral, no obstante tener un historial francamente impresentable -sobre todo Salgado Macedonio-, ante los ojos del elector que nunca olvida del todo -aunque los políticos piensen lo contrario-.

Entre los Organismos y Dependencias difuntos, está claro el deceso de todo el aparato de gobierno, encargado de dar certeza en las próximas elecciones del 2018: no hay Fiscal General de la República, ni tampoco Fiscal Especializado en Delitos Electorales; el INE y el TRIFE se encuentran muertos en su accionar, desde las pasadas elecciones en el Estado de México, donde a pesar de la victoria contundente de Morena, validaron el fraude electoral diseñado por la derecha neoliberal, para elevar indebidamente a Alfredo del Mazo como gobernador en el Estado. No hay juez electoral; el servilismo de unos y una perversa estrategia del grupo gobernante, mató la imparcialidad del árbitro que debiera dar certeza a la competencia que se avecina. Hoy, la sociedad civil -la auténtica, no la de "Los Amigos de Denisse Dresser y Cía."-, está obligada a diseñar métodos de vigilancia electoral, que suplan la falta de verdad de estas instituciones fallidas y muertas, que intentarán consumar el nuevo fraude, ahora a nivel nacional.

De los demás muertos políticos, podemos mencionar a Televisa, que ya no se levanta ni con la renuncia del último de los Azcárraga a la dirección general de la empresa: su credibilidad se perdió para siempre; igual como le sucede a Peña Nieto, el defectuoso juguete que construyeron para que ocupara la silla presidencia. Nada de lo que dice es creíble y sin embargo él se siente un político vivo, visionario, benefactor del país y con un legado histórico que algún día, los mexicanos le reconoceremos ampliamente. El defecto de este personaje Televiso, está en el cerebro sobre todo.

Cerramos deseando de manera anticipada, el descanso eterno para la clase política que conforman el PRIAN, junto con todas las siglas y colores partidistas que lo acompañan; hoy la derecha mexicana se viste de muchos colores, pero al final, sabemos que todos ellos, junto con todos los falsos independientes que los acompañan, juegan a favor de los poderes fácticos, que son quienes verdaderamente gobiernan en el país; los dueños de los grandes capitales nacionales y foráneos que sangran a México y reducen a la pobreza a millones de mexicanos. Esperamos que el 2018 signifique la tumba del modelo neoliberal que tanto ha dañado a esta nación; deseamos llevar flores y veladoras a la tumba tecnócrata el próximo día de Santos Difuntos. Nosotros que como ciudadanos damos vida al país, oramos por el feliz descanso de una clase gobernante que solo ha dejado pobreza, violencia y muerte, en un México que merece más de lo que tiene actualmente.