ARREGLOS QUE MORENA DEBE HACER


De Andrés Manuel se ha dicho mucho; desde que es un demagogo, pasando por corrupto, hasta que es un peligro para México; pero es curioso que quienes lo han acusado de demagogo corrupto y peligroso sean el PRI y el PAN, dos de los partido que a diferencia de Andrés Manuel, si han demostrado su peligrosidad y corrupción en repetidas ocasiones.

Claro que Andrés Manuel es un peligro para México; para un México gobernado por corruptos, donde el amiguismo es de los principales recursos en la viciada política mexicana; donde los privilegios son cosa de todos los días entre servidores públicos.

Pero existe un problema en torno a Andrés Manuel y MORENA, que debería ser atendido, sino a la brevedad, si en el corto plazo, para evitar un posible debilitamiento partidista a futuro - aparte de la purga que se debe hacer en MORENA y de la cual ya ha escrito Malthus Gamba en este blog (dejo el enlace)-.

El principal candidato presidencial de MORENA es Andrés Manuel, que es un político con una trayectoria intachable, al que no se le puede acusar de desvío de recursos o enriquecimiento ilícito, o haberse visto envuelto en escándalos de corrupción. Pero recordemos que Andrés Manuel no es eterno, que cada ser viviente viene con una fecha de expiración desconocida.

Ese es un problema preocupante y bastante serio; el hecho de que la única personalidad con fuerte presencia dentro de MORENA, para enfrentar la lucha encarnizada que se vive en la política mexicana, sea López Obrador; al interior de MORENA no se han visto otros posibles candidatos con el arraigo popular suficiente para enfrentar futuras elecciones a nivel presidencial; una carencia en políticos jóvenes, de trayectoria impecable, con ideas frescas y ganas de cambiar las cosas y sobre todo que no estén acostumbrado a vivir del erario público.

No parece algo en extremo urgente, pero lo es; el PAN, PRI y todos sus satélites conforman un amplio frente de lucha; posen gran cantidad de recursos y cuadros fogueados que pueden presentarse como candidatos a todos los puestos de gobierno; MORENA carece de esta fuerza, y es algo en lo que debe empezar a trabajar.

Si MORENA quiere ser el partido más fuerte en el país, debe arreglar este problema; hasta ahora ha demostrado ser el único partido de izquierda que hay en México; el PRD que se dice de izquierda, degeneró en satélite del PRIAN, siendo comparsa del pacto por México que a hundido al país en una crisis financiera, de derechos humanos y de seguridad,

Lo anterior demuestra que la derecha puede atacar por varios flancos las candidaturas de la verdadera izquierda mexicana y que pese a que MORENA se consolida como uno de los partidos más fuerte en México, debe preocuparse no solo por aumentar su base de simpatizantes y adherentes al movimiento de reestructuración que representa, sino que debe ser el partido en el que se gesta la nueva generación de políticos verdaderamente honestos; la opción no solo para 2018 sino para un periodo mucho más amplio.

A MORENA le queda un largo camino por recorrer, es un partido nuevo, pese a que Andrés Manuel es un político con experiencia; MORENA está dando su primeros pasos a en el mundo de la política mexicana y hay cosas que tomaran su tiempo, pero no por eso se deben dejar de lado, o hasta último momento.

Es por eso que MORENA tiene que atender estos ajustes para el futuro inmediato, no solo preocuparle 2018; estos cambios deben verse con el tiempo, tiene que engrosar su plantilla con cuadros frescos y atrayentes, limpios en su trayectoria y con visión de futuro; Andrés Manuel no debe ser el único gancho o atractivo político del partido; MORENA tiene que convertirse en una fuerza política especial por su oferta y calidad, no conformarse con ser el partido más fuerte. Y sobre todo tener paciencia, los grandes cambios no son súbitos, sino graduales, los cambios súbitos se descomponen y fracasan, no duran. Y queremos que MORENA dure más allá del 2018.

23-Oct-2016

@Leon_Trotsky__


COPY