EL PRÍNCIPE.- de Maquiavelo.


La política mexicana vive una etapa, donde los pocos valores éticos, que debieran ser propios de esta actividad humana, se pierden o son enmascarados en forma grotesca, para conseguir los fines que se tienen programados. Alcanzar el triunfo a cualquier precio, parece ser la línea de conducta que siguen por igual, quienes dicen representar los valores de la derecha neoliberal, así como por sus contrapartes de izquierda quienes también recurren al viejo axioma de "El fin justifica los medios", para lograr sumar fuerza a su causa.

En este escenario, todo se vale y está permitido; las alianzas indignas entre derecha e izquierda, renunciando de entrada a toda ideología fundamental, son comunes y defendibles por sus seguidores, bajo el argumento de que son "estrategias coyunturales" que en nada cambian la naturaleza del Partido. El pragmatismo más barato es lo que está de moda entre nuestros políticos.

A fin de que por lo menos nosotros, los ciudadanos que simpatizamos con alguno de los colores que compiten en la carrera electoral hacia el 2018, tengamos información suficiente sobre cómo actúa una entidad dominante, sorda y ciega al reclamo social (llámese ésta rey, príncipe, candidato, presidente, partido, etc.), ponemos a su disposición en formato pdf, el libro de Maquiavelo "El Príncipe", donde se encuentra plenamente expresado, el método que debe seguir quien aspire a gobernar de manera autoritaria. Maquiavelo es uno de los principales teóricos del pragmatismo político.

Cuando las bases partidistas pierden voz y se convierten en rebaño, eres autoritario; pero está bien, porque la situación lo requiere. Cuando firmas alianzas que traicionan las banderas por las que has peleado, eres autoritario; pero no importa, es para conformar una gran fuerza. Cuando la traición a la democracia se convierte en la única forma en que el partido se mantiene en el poder, eres autoritario; pero es entendible, porque tu proyecto de nación es el único con futuro. Todos cuentan con la justificación exacta a la mano; pero son autoritarios.

Anteriormente se decía que "en política, las formas son el fondo". Siguiendo a Maquiavelo, nuestra clase política ha llegado al punto de perder todo respeto a las formas, a las maneras civilizadas, a lo poco de ético que tiene la política y se hace y deshace descaradamente, en favor del interés inmediato, aunque las manchas en la ropa sean evidentes e imborrables.

Dejamos pues a disposición de todos este libro, en la sección "Biblioteca Digital" de nuestro blog "El despistado". Esperamos que lo disfruten: (solo ve al la parte de arriba de esta página, da clic en  "Déjame que te cuente", ingresa a "Biblioteca Virtual" y ya está)