CLARO QUE IMPORTA VENEZUELA

Desde hace unos días, se escuchan en redes sociales voces que reclaman a un amplio sector de LA sociedad, el estar tan interesado en los recientes sucesos que afectan a la nación venezolana. Su argumento principal es que hay cosas importantes en el país que debieran preocuparnos más; nada tenemos que ver con Venezuela ni con su actual situación interna. ¿Es verdad esto? ¿No nos afecta Venezuela?

Es comprensible la intención del sector de la derecha neoliberal (PRI y PAN), para que la visión que como mexicanos tengamos de Venezuela, sea lo más ajustada posible a los deseos del gobierno norteamericano, que tiene mucho interés en derrocar al gobierno democráticamente electo de Nicolás Maduro, para poder adueñarse de los ricos yacimientos de oro y petróleo alojados en el subsuelo de esa pequeña nación. Lo que hoy ocurre en este país hermano, no es ajeo de ningún modo a nosotros; baste ver como Luis Videgaray, pésimo canciller nacional, se esmera en intervenir activamente en el acontecer venezolano, siguiendo las instrucciones que recibe directamente de la Casa Blanca. ¿Cómo puede decir alguien que no nos afecta Venezuela, si estamos interviniendo a nivel de gobierno en la vida interna de esa nación? Escuchamos a Vicente Fox y Felipe Calderón, expresidentes mexicanos, criticar vil y mentirosamente al régimen de Maduro, ensalzando a los golpistas guarimberos como si se tratara de héroes nacionales, siendo que han quemado vivos a simpatizantes del chavismo, solo por pensar de manera diferente a ellos. Margarita Zavala, aspirante a candidata presidencial hace lo propio, declarando que el régimen de Maduro debe caer. ¿Está o no está involucrado México entonces en el problema venezolano?

Quien no vea el interés nacional de los tecnócratas neoliberales para contribuir a la caída del gobierno de Nicolás Maduro, es porque realmente tiene una laguna informativa enorme. Hay interés en la derecha mexicana por complacer a Donald Trump, en su propósito por adueñarse de la riqueza venezolana, porque en la medida en que la intervención de Videgaray y los suyos sea relevante, se conseguirá el aval y apoyo norteamericano, para definir la sucesión presidencial en el 2018, de acuerdo a los planes que el PRI y el PAN preparan por separado para tal fin. Ambos partidos se saben faltos de apoyo popular; entienden que las elecciones siguientes las perderán irremediablemente en favor de Morena y por lo mismo, su única oportunidad de sobrevivir, sin que su clase política enfrente cárcel en el futuro inmediato, es asegurando el apoyo total del gobierno americano, quien avalará entonces el fraude que por necesidad deberán construir.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, es la otra moneda de cambio que está usando Luis Videgaray para hacer grata a Trump la propuesta de reconocer el fraude priista en el 2018. Se rematará lo que queda de nuestro país, con tal de que el gobierno americano quede satisfecho y no ponga obstáculos al juego sucio del PRI y el PAN. Perderemos más soberanía, se terminarán con las pocas garantías que aún le quedaban al trabajador mexicano, los salarios serán de miseria, jamás tendremos planta productiva propia, nuestros recursos naturales terminarán de ser saqueados; pero el PRIAN asegurará su subsistencia.

En la medida en que las condiciones norteamericanas se cumplan, gana el PRI y gana el PAN; si Venezuela es derrotada y los ultras de derecha se hacen con el poder, Videgaray habrá cumplido con su parte injerencista del trato y el fraude en el 2018 estará más avanzado. ¿Importa entonces a los mexicanos lo que pasa en Venezuela, o no?

Por otra parte, preocupa también la postura de algunos sectores de la izquierda trasnochada, que se oponen también a la difusión de los sucesos venezolanos. Como PRI y PAN se han dedicado últimamente a crear lazos ficticios entre Andrés Manuel López Obrador y Nicolás Maduro, ven con malos ojos cualquier referencia a Venezuela, pensando que la militancia y simpatizantes del Partido, reforzarán con su solidaridad a la justa causa venezolana, las supuestas ligas que intentan inventarle al Partido. Esta visión de la política es muy burda, torpe y limitada. Lo que debiera importarles en este momento, es difundir en todas las ventanas de comunicación posibles y a su alcance, la verdadera situación de Venezuela y los intereses americanos y nacionales (PRI y PAN), que se mueven para conseguir propósitos deshonestos. La sociedad mexicana dejó de ser manipulable y no serán los pequeños grupos militantes de cualquier partido, quienes fijen la postura social sobre cualquier acontecimiento.

Cuando México ha requerido apoyo internacional, para denunciar algún atentado a los Derechos Humanos de cualquier grupo vulnerable en nuestro país, la comunidad internacional ha respondido en su momento. Pretender que solo se debe recurrir al exterior para solicitar y no para brindar apoyo, es ridículo e infantil. Más aun, teniendo en cuanta que en estos momentos, Andrés Manuel López Obrador se encuentra de gira en Sudamérica, para informar con mayor amplitud del proyecto de Morena. Hay grupos dentro del Partido que tienen una visión muy limitada del quehacer político e intentan imponer criterios añejos, faltos de reflexión y rigor.

Lo que suceda en Venezuela impactará de un modo u otro en nuestro país; por una parte está el deseo del gobierno norteamericano y sus aliados por romper con un orden democrático en esa nación y conseguir apropiarse de la riqueza venezolana; para eso tiene peones serviles y sin pizca de vergüenza como Videgaray, que se prestan a todo, pues también traen su juego particular; por el otro lado encontramos a una nación centroamericana que quiere resolver sus conflictos internos y defender su soberanía nacional, enfrentando al imperio más grande del mundo. Esas son las piezas del juego y forman parte de la geopolítica actual. México no es una isla y por lo mismo es sujeto de impacto en el acontecer internacional. Lo que está ocurriendo allá si nos importa y afecta aquí.

Para cerrar, dejo el comentario del Dr. Alfredo Jalife tuiteado el día de hoy: "Venezuela con mayores reservas de petróleo del mundo (convencional y no-convencional): es lo que está en juego. Lo demás es literatura barata"

Aquí en México, el gobierno americano ya se llevó nuestro petróleo gracias al PRI y al PAN; ¿permitiremos que suceda lo mismo en Venezuela sin alzar la voz?