A DOS AÑOS DE AYOTZINAPA


Pasa el tiempo y las cosas no han cambiado; al menos eso parece en México. Como si una fuerza extraña nos impidiera el avanzar, el ir hacia adelante, algo que nos obliga a ir hacia atrás, algo que se oculta en las sombras y solo asoma una mano espelúznate que detiene nuestra marcha.

A dos años - dos años sin ellos-, dos años de búsqueda incansable...claro querido lector, usted sabe de quienes estoy hablando; de esos 43 jóvenes secuestrados el 26 de septiembre del 2014 en Ayotzinapa. Dos años sin respuestas.

Como cada año, desde aquel 26 de septiembre, los padre de los 43 Normalistas de Ayotzinapa, conmemoraron con una marcha la desaparición de sus hijos; desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo, los padres de los 43 marcharon, acompañados de miles de personas .

Desde hace ya dos años los padres de los 43 ha llevado a cabo una incansable búsqueda de sus hijos. Pese a las decepciones que les ha dado un gobierno incompetente, corrupto y delincuente no se han dado por vencidos, siguen en su lucha exigiendo justicia y castigo para los culpables (directos e indirectos)

Pese a que el gobierno de Enrique Peña Nieto, quiso imponer una "verdad histórica" que se desmoronó a pedazos, las investigaciones del gobierno concluyen - y concluirán -, en que esos 43 estudiantes fueron quemados en el basurero de Cocula; esto, pese a la opinión de expertos que han dicho en reiteradas ocasiones, que la calcinación de 43 cuerpos en las condiciones que argumenta la PGR es imposible; pero el gobierno insiste en su "verdad histórica".

Pasa el tiempo y respuestas por parte del gobierno no hay; se niegan a abrir los cuarteles militares, aun cuando el GPS del teléfono de Julio César López indica que estuvo en las instalaciones del 27 batallón de infantería de Iguala.

Son dos años ya de este caso, uno de los más emblemáticos de la historia (negra) de México, un caso que nos demuestra que la justicia solo está para unos cuantos; quizá solo para los que la pueden pagar, ya que vivimos gobernados por un partido cómplice del crimen, el PRIANRD-VERDE; o mejor dicho, por un narco gobierno.

Pero mientras los políticos siguen ocultando a los culpables y protegiendo a los delincuentes, hay personas como los padres de los 43 normalistas, que luchan día a día para encontrar a sus hijos; gente que no se rinde, que no depone su lucha pese a el hostigamiento de un narco-estado que no quiere que se conozca la verdad.

Para cerrar me gustaría disculparme por ser uno de esos que los tiene ocupar con malas noticias, pero no encuentro algo bueno que decir sobre un gobierno asesino, corrupto y criminal como el de Peña Nieto; lamento romper la fantasía de muchos incondicionales al PRI, pero es que Ayotzinapa también cuenta, y cuenta mucho.

@Leon_Trotsky__

30-Sep-2016.


COPY