Cuentos de un Chairo.- A la Caza de Chairos.- Malthus Gamba


#LaIVTransformaciónVa


Ese episodio verídico, manejado con el color barroco que solo Alejo Carpentier podía darle, regresó a su memoria, después de mucho tiempo. El Recurso Del Método fue un libro que disfrutó bastante, hará cosa de ¿10 años? El tiempo puede ser medido también en razón de los libros que van quedado archivados en la memoria y que ocuparon parte importante de nuestro tiempo. Fueron los amigos íntimos en un momento particular de nuestra vida. Los hicimos nuestros, los quisimos y simplemente al mencionarlos o recordarlos, nos traen de vuelta el sabor especial de algún instante en nuestra vida.

El episodio tiene que ver con la orden que reciben los elementos de las policías del Estado, para localizar y destruir literatura subversiva, comunista, que ha ingresado al país de manera ilegal. La instrucción dice, en su punto medular: "requisar y destruir todos los "libros rojos" que sean localizados". Los elementos de estas policías de los años cincuenta o sesenta, no tienen idea de cuáles libros deben ser quemados o despedazados. Nada saben de literatura y menos del contenido de un libro. Así es que hacen una interpretación muy particular de la orden: entran a toda librería que se encuentran y se llevan, con lujo de fuerza, todos los libros que contienen en su carátula la palabra "rojo". Sufren la misma suerte aquellos ejemplares que en sus portadas, destacan el color rojo. La orden ha sido cumplida. Se reporta al señor presidente el éxito de la acción y todos quedan felices.

Una sonrisa asomo a sus labios al imaginar la situación que nos narra Carpentier

Se acomoda en la silla y sigue leyendo la noticia en twitter.

La nota que provocó esa reminiscencia era diferente en apariencia, pero muy semejante en el fondo. Ahora, no se trataba de policías sino de universidades privadas, reporteros, trolls y bots, a la caza de chairos.

Se había diseñado un operativo bastante peculiar, en el que intervenían una universidad jesuita, ubicada en el estado de Jalisco, quien, a través de su laboratorio interdisciplinario, dio a conocer un estudio, en el que se daba por seguro, que una red de apoyo a las políticas implementadas por el gobierno del presidente en turno y que operaba en twitter, estaba formada por bots probablemente contratados, que usaban como herramientas de trabajo, el acoso y el insulto a periodistas y críticos que diferían con las políticas del gobierno en turno.

Había que ver cómo esta noticia, fue replicada en todas las redes sociales. Pocos medios tradicionales dejaron de mencionarla y sus comentaristas, analistas y articulistas, se lanzaron con todo en favor de la prensa "acosada" y de los críticos "insultados". Y viceversa.

Una cuenta en particular fue señalada como la causante de todos estos males: Fafoo. De ahí, siguieron con el rastreo de las cuentas más participativas en esta red de apoyo, tratando de evidenciarlas y desprestigiarlas ante la opinión general, por estar manejadas por "agentes no identificados del gobierno", o por ser cuentas bots.

Toma otro trago de trago de la humeante taza de café. Ve la respuesta que RedAMLO da a esta estrategia de la derecha conservadora y sonríe nuevamente.

Es precisamente esa respuesta y la reacción que provoca en la gente de derecha, que preparó el golpe bajo, donde se anuda el pasado y el presente.

El cigarro que acompaña al café le provoca el placer acostumbrado. Después del desayuno, no hay nada que se iguale a este pequeño ritual de unos cuantos minutos. Es uno de los momentos en que puede reflexionar con mayor profundidad y sin reparar en otra cosa que no sean sus ideas.

La similitud es ésta: si los policías del cuento de Carpentier, no pudieron identificar los libros sobre comunismo que les interesaba eliminar, la derecha en México, tiene las mismas limitaciones para ubicar a los chairos que tanto desea acallar.

En la librería, se encuentran los "libros rojos" que deben desaparecer, pero la impericia e ignorancia de los agentes, les impide identificarlos.

En el otro caso, los chairos se encuentran permanentemente en las redes sociales, en twitter que es la zona fuerte del combate; aquí, la falta de comprensión del proceso que vivimos y la nula capacidad de la derecha, impiden que este sector pueda ser ubicado y silenciado.

La RedAMLO creó ese mismo día una etiqueta, con la consigna #PrensaChayoteraNoNosCallará y la llevaron al primer lugar en tendencias en México.

Da las dos últimas chupadas al cigarrillo, arroja la colilla aplastada al cenicero y concluye su evaluación: la cacería de chairos será, al menos por los próximos seis años, el deporte preferido de la prensa conservadora y de quienes apoyan a la derecha en redes. Les molesta que seamos impulsores de un cambio que afecta sus privilegios de clase. Les molesta no tener argumentos válidos con qué defender a un neoliberalismo que muere y al que no pueden apuntalar por más que lo intenten.

Su única opción, es acabar de tajo con el enemigo que tiene enfrente. Pero son muy débiles, y el contrincante fuerte. Además, no lo pueden ubicar. Las noticias falsas, la manipulación de la información, la creación de "estudios" mentirosos, de nada han servido. Los chairos son una especie muy difícil de cazar.

Le viene a la mente otro aroma del pasado (ahora que el delicioso olor del café se ha retirado).

Tiene que ver con lo que se ha dicho de las redes sociales, en relación a López Obrador: son su primera línea de defensa y son impasables.

El recuerdo tiene que ver con la última batalla librada por el ejército napoleónico en Waterloo.

Ya derrotados, los integrantes de la Guardia Imperial francesa, forman cuadro y esperan el último ataque enemigo, que será mortal. Algún emisario del mando inglés, los conmina a rendirse y les dice que han honrado bastante tanto a la guerra, como a su país. No es necesario que pierdan la vida.

En redes sociales, la gente que apoya a Andrés Manuel, lo hace con plena conciencia de lo que significa la IV Transformación. Es gente honesta, que no tiene compromisos económicos con empresarios o medios de comunicación. No recibe pago alguno por su actividad de apoyo. Sabe ganarse la vida por su cuenta y está orgullosa de ello. Esa gente se ha agrupado en torno al presidente, para proteger a quien representa actualmente el nuevo proyecto de nación. Los chairos nacen con López Obrador y desaparecerán únicamente, cuando el proyecto dé todo lo que podía dar, o fracase en el intento. Antes no y menos, a manos de quienes defienden banderas neoliberales.

La respuesta de la Guardia Imperial fue una sola: "La Guardia muere, pero no se rinde".

Por muchos esfuerzos que haga la derecha para detectar y eliminar al contingente chairo en twitter, le será imposible vencer, o hacer que se rinda un importante segmento social, que sabe bien por qué lucha y a quien apoya actualmente. Esa batalla la tienen perdida desde hace bastante tiempo.

Se levanta de la silla. Toma la chamarra que tendrá que llevar, pues el tiempo presagia lluvia por la tarde; da una última mirada al espejo, recoge las llaves de la pequeña mesa y sale satisfecho, para dar inicio a las actividades del día.


Malthus Gamba.