El Mexiquense hará Historia

Muchas personas hablan en estos días, previos a las elecciones que se darán en el Estado de México, del milagro que puede darse si los habitantes en esta Entidad Federativa se muestran unidos y votan en contra del Partido oficial, que por décadas se ha encargado de enriquecer a unos cuantos y sumir en la pobreza a la amplia mayoría de los mexicanos.

Se dice que puede suceder que en un acto de voluntad conjunta, los votos en ese Estado se inclinen al final hacia el lado de la maestra Delfina Gómez, representante de Morena. Lo ven como una posibilidad un tanto remota, pero no imposible y la palabra "ojalá" se maneja asociada a este deseo real de todo ciudadano.

¿Qué hace que la gente dude de esta posibilidad y no la considere como algo inevitable que debe suceder por fuerza en el Estado de México, dadas las insostenibles condiciones de inseguridad, pobreza, violencia y carencias generales que se viven a diario en la Entidad?

La respuesta es una sola y resulta evidente: la propaganda que instrumentan el PRI y los medios de comunicación afines al partido, han creado la idea de que se trata en esta ocasión de unas elecciones bastante competidas, donde el candidato oficial, está casi empatado con la representante de Morena.

Nada más falso, Alfredo del Mazo ha tenido que recurrir a la compra del voto, a la intimidación, al chantaje descarado utilizando los programas sociales del gobierno federal, al uso de recursos públicos en cantidades millonarias; ni así ha podido forjar una candidatura ganadora que lo coloque como indiscutible triunfador en las elecciones del 4 de junio.

Y no lo puede presumir, porque no va a ganar limpiamente esta competencia; se tiene preparada una estrategia de fraude, como último recurso para hacerse con el triunfo, pues los números en las encuestas no lo colocan en posición ventajosa. Solo si funciona este operativo especial, podrá el PRI mantener el control del Estado de México, por otro periodo de gobierno más.

¿Qué deben hacer los ciudadanos mexiquenses al respecto? La respuesta es sencilla: votar. No hace falta otra cosa; si el número de votantes es mayoritario, toda la estructura de fraude del PRI se viene abajo. No pueden declarar ganador a del Mazo, ante una apabullante mayoría de votos que demuestren que el Estado de México está cansado y harto del PRI.

Este domingo 4 de junio los mexiquenses demostrarán al resto de los mexicanos de que están hechos. Y la gran mayoría de los ciudadanos en el país y aún en el extranjero tenemos plena confianza en ellos.

El mexiquense hará Historia este 4 de junio con su voto individual, libre y honesto; el mexiquense no se vende, ni se espanta, ni cambia su dignidad por unos pesos.

El cambio en el Estado de México es una realidad y esto, lo confirmaremos el mismo día de las elecciones. Celebraremos diciendo juntos: gracias Estado de México, gracias mexiquenses; han hecho Historia y han dejado ejemplo digno para el resto del país.