Que lástima no ser Ana Gabriela


Ya se ha demostrado en muchas ocasiones, que en México la justicia es para quien puede pagarla; si eres una persona famosa, o si eres allegado a alguna figura importante del régimen que nos gobierna, ten por seguro que obtendrás justicia; pero si tienes la desgracia de ser un ciudadano común, alguien que no tiene las influencias o el dinero, ten por sentado entonces que la justicia será un lujo al cual no podrás aspirar.

Hoy me gustaría hablar del ataque que sufrió Ana Gabriela Guevara en la vía México Toluca, donde después de que una camioneta golpeara la motocicleta en la que Ana Gabriela viajaba y de pararse (pues el impacto tiro a Ana Gabriela) e ir a reclamarle al conductor de la camioneta, tres sujetos descendieron de la misma y golpearon a la senadora Guevara; tras el incidente y una visita a el hospital, Ana Gabriela denunció el ataque a las autoridades y éstas se pusieron a trabajar cual rápidas gacelas.

La agresión ocurrió el domingo 11 de diciembre, y el martes 13 de del mismo mes, fue encontrada la camioneta de los agresores y se pudo identificar a 2 de los mismos. Mientras tanto en su cuenta de twitter el gobernador Eruviel Ávila expreso "Apoyaremos esta investigación hasta hacer justicia. En el @Edomex condenamos cualquier acto de violencia en especial contra una mujer"

¿Por qué Eruviel no condena la violencia que sufre el Estado de México cada vez que una mujer es asesinada o desaparecida en la Entidad? ¿Qué se necesita ser senador para que se agilicen y se brinde todo el apoyo a las investigaciones? Al parecer solo actúa la justicia si eres senador; ¿qué hay de los casos sin respuesta, de los homicidios sin culpables? ¿por qué otras mujeres que claman justicia no obtienen resultados en dos días? ¿Por qué la PGR no pide la ayuda de las redes sociales cuando el denunciante resulta ser es un ciudadano común?

Es lamentable que solo se haga justicia para personas famosas o en este caso una senadora, y que para el resto de la población mexiquense deba pasar por un sinfín de trámites, trabas, corrupción y vueltas, para solicitar justicia y comprobar al final, en la mayoría de los casos, que esta no existe para ellos.

Ahora otro punto relacionado con esto; la cantidad de insultos que recibió Ana Gabriela en redes sociales: muchos condenaron el ataque, otros lo tomaron como broma, pero a mí en lo personal me llamó la atención un artículo que apareció en la jornada donde la feminista Karen Dianne Padilla dijo "Es necesario que Facebook y Twitter censuren esos comentarios violentos que, si bien se hacen en un lugar virtual, el odio se siente muy real".

Independientemente de la misoginia y el machismo, es cierto que el comentario mordaz en redes sociales es una práctica común; tampoco podemos olvidar que Ana Gabriela es una servidora y figura pública, y que si a otros políticos se les crítica y se les hace burla como a Peña Nieto, Andrés Manuel o Margarita Zavala, debe entenderse que como personalidad pública, queda sujeta al comentario abierto hacia cualquier hecho que la comprometa, o en el que figure. Pedir la censura de las redes porque existe un segmento en ellas que toma a broma -a veces a broma muy pesada-, cualquier acto en que intervienen personajes de renombre, es un exceso también. Sería tanto como pedir la censura para Televisa y TV Azteca por la información tendenciosa y falsa que nos endilgan a diario, o por la calidad infame de su programación; o pedir el cierre de la revista Proceso, porque opina e informa con un criterio que irrita y enfada a determinados intereses y personajes del gobierno; no podemos permitir que se quieran a censurar estos comentarios ya que en primer lugar, no es cuestión de censura, es cuestión de educación que no todos entienden de la misma manera; dos puede ser contraproducente el que se empiece a censurar comentarios, pues esto da pie a que políticos envueltos en escándalos de corrupción o enriquecimiento ilícito interpongan denuncias contra las personas que difundan dichos escándalos, argumentando agresiones hacia sus persona.

Pero en fin, volviendo al punto inicial, es lamentable toda esta situación; es lamentable porque deja ver una vez más que la justicia en México no es pareja y que para que se atienda la violencia de género en el Estado de México, se necesita que alguien importante la sufra, para que se empiece a actuar, ¿Qué no vale lo mismo la integridad de usted o de cualquier otra persona que la de Ana Gabriela? Al parecer no; que lástima que no todos podemos ser senadores como Ana Gabriela Guevara.

@Leon_Trotsky__

19-Dic_2016


COPY