LA PESTE.- de Albert Camus (aplica a México, luego del sismo)


Después de todo lo vivido a raíz del sismo del 19 de septiembre pasado, la sociedad mexicana, ha visto desfilar ante sus ojos reacciones diametralmente distintas unas de otras. Por una parte, está la increíble respuesta de la población civil, que se volcó en una ayuda organizada en el momento exacto de la tragedia, brindando apoyo de todo tipo a quienes fueron víctimas del terremoto.

Por otro lado, fuimos testigos de la incapacidad, indiferencia y falta de sensibilidad de las autoridades de los tres niveles de gobierno; la corrupción para otorgar permisos de construcción a empresas que no cumplen con las normas elementales para que las viviendas que edifican sean confiables; el uso de la tragedia para lucrar políticamente en favor un partido político, o de una candidatura rumbo al 2018; el disponer de las donaciones de los ciudadanos del país, para apuntalar campañas políticas en las elecciones del siguiente año. Este fue el comportamiento que observamos del gobierno mexicano respecto a las consecuencias del sismo recién registrado.

Hoy todos estos personajes de la administración pública nos muestran su verdadero rostro; los hemos conocido por sus acciones y no por sus discursos mentirosos. No hay uno solo que se acepte inocente y con responsabilidad en las muertes registradas a consecuencia del sismo. Desde Delegados Políticos que acusan a administraciones pasadas (como si ellos no tuvieran también responsabilidad presente), Gobernadores que minimizan el problema y la terrible situación que se vive en sus Estados, Jefes de gobierno que vieron el evento "como una película" y Dependencias Públicas que se echan la bolita una a la otra, para dejar pasar el tiempo, en un intento de que todo se olvide.

Quien ha lucrado más con esta desgracia es el Gobierno Federal, que está "administrando" los fondos de ayuda, a través de los políticos más corruptos del sistema, empezando por Rosario Robles Berlanga.

El temblor del 19 de septiembre sacó a la luz todas las posibilidades de nuestra sociedad, en todos sentidos; lo bueno y lo malo afloraron en ese preciso momento, para mostrarnos quienes somos y de que somos capaces en conjunto. Hasta donde llega nuestra empatía y solidaridad y que tan sucios, insensibles, insensibles y amorales podemos ser, ante la presencia de una desgracia que nos afecta a todos.

Esta visión de una sociedad que enfrenta un peligro que se presenta de manera inesperada, ya había sido planteada por Albert Camus en su libro La Peste. Como el tema toma actualidad en México, por los motivos que hemos señalado, ponemos a disposición de ustedes, en forma gratuita y en formato pdf, la obra referida. Es la visión profunda y certera de uno de los mejores escritores existencialistas del siglo pasado, que da cuenta de lo que en realidad valemos como sociedad, en los momentos de peligro colectivo; ahí es donde tenemos la capacidad de apreciarnos nítidamente.

Esperamos disfruten de esta lectura. (Para bajar el libro, señala en la parte superior de esta página el apartado "Déjame que te Cuente", da clic en "Biblioteca Digital" y listo, solo descarga el libro).