CACERÍA DE PERIODISTAS

Parece que en México aquel que quiera tener una profesión extrema no tiene que escalar montañas, luchar con cocodrilos o domar leones, basta con dedicarse al periodismo, tener criterio propio y no pensar como el régimen lo requiere.

Basta con mirar las cuentas de twitter de Julio Hernández columnista de La Jornada, Álvaro Delgado periodista de Proceso y Javier Sicilia activista y poeta, para ver que la censura está presente en pleno siglo XXI.

En fechas reciente, estos tres personajes, han recibido amenazas de muerte vía twitter, por presuntos asesino, los cuales supuestamente han sido contratados por personas (al parecer figuras públicas, quizás políticos) que han recibido críticas de estos dos reportero y Javier Sicilia.

Como dijo Julio Hernández en su columna Astillero del 24 de Agosto y cito (no quiero ser acusado de plagio)

"Los afectados terminan dejando que corran esas amenazas porque es preferible suponer que no son verdaderas y que, cuando de verdad se da una orden de ejecución, no se avisa por vías tuiteras"

Pero no siempre es preferible dejar pasar estas amenazas, como en el caso de Álvaro Delgado que prefirió abandonar su natal México para evitar un percance dadas las constantes amenazas que sufría vía twitter.

Álvaro Delgado presentó una nota en la que explica que estas amenazas no son de unos cuanto "troles" si no es una campaña de intimidación contra estos tres individuos

Hemos retornado a la época del porfiriato, se ha iniciado una cacería contra aquellos disidentes del gobierno, ¿qué democracia pude existir cuando se acallan las voces de los que no piensan como ellos?, ¡ninguna democracia existe así! lo que están construyendo es un estado fascista, una violación a la libertad de expresión.

Y no solo son estos casos en concreto. Se ha desatado una campaña para acabar con el periodismo crítico; los que no son marginados de los medios de comunicación, son amedrentados, o peor aún asesinados, como lo hemos visto en Veracruz.

Pese a que en la pasada campaña electoral para la presidencia, una de las estrategias del PRI fue presentarse como "el nuevo PRI" hemos visto que siguen aplicando las mismas tácticas de enajenación como, comprar encuestas, mensajes masivos que informan que todo va viento en popa, la compra de noticieros y radio difusoras, y claro la intimidación y censura de los opositores.

La peor parte en esta historia, parece estar en que a la población en general parece no le preocupa mucho la censura en los medios de comunicación, ni los asesinatos de periodistas; se han acostumbrado a recibir información digerida, que nos oculta la verdadera situación que sufre México. Eso es lo preocupante y al mismo tiempo, una lástima.

28-Ago-2016

@Leon_Trotsky__


COPY